René Gómez Manzano, gracias por opinar

Reinaldo Escobar, Miami / Febrero 22, 2018

El jurista se confirma con este libro como uno de los cronistas más importantes de la Cuba profunda del último cuarto de siglo.

René Gómez Manzano, gracias por opinar
Imagen tomada de Puente Democrático Google Images / René Gómez Manzano

¿Puedo opinar? Suena a pregunta retórica, pero cuando la formula un abogado con vocación de periodista que ha tenido en dos ocasiones la experiencia del presidio político la interrogante tiene nuevas connotaciones.

El libro del jurista cubano René Gómez Manzano, así titulado, se presentó en la librería Altamira de Miami este miércoles, en un encuentro que supuso un momento para trascender las páginas del volumen e interactuar, cara a cara, con uno de los cronistas más importantes de la Cuba profunda de este último cuarto de siglo.

Bajo la cuidadosa edición de Grace Piney, los 57 artículos recopilados en medio millar de páginas aparecen divididos en cinco secciones de similar contenido temático. Abunda la denuncia, aunque predominan los argumentos. Se aprecia un lenguaje directo, en ocasiones áspero y con suficiente dosis de humor.

El nombre de René Gómez Manzano saltó a la palestra pública en 1997 cuando firmó junto a Martha Beatriz Roque, Vladimiro Roca y Félix Bonne Carcassés el documento ‘La Patria es de todos’

Porque Manzano no se anda con rodeos y en su prosa se percibe ese estilo directo y la prisa de quien siente que hay que decir ciertas cosas con urgencia, lo antes posible, en medio de los graves problemas que atraviesan la realidad nacional.

El nombre de René Gómez Manzano saltó a la palestra pública en 1997 cuando firmó junto a Martha Beatriz Roque, Vladimiro Roca y Félix Bonne Carcassés el documento La Patria es de todos. Aquel gesto le costó ser condenado a cuatro años de prisión, momento en que Amnistía Internacional lo reconoció como prisionero de conciencia. Es fundador de una agrupación de abogados denominada Corriente Agramontista.

En la última década sus artículos han aparecido en varios medios de la prensa independiente cubana. Es precisamente esta etapa, entre 2007 y 2017, cuando fueron publicados, especialmente en el sitio digital Cubanet, los textos que ahora aparecen en formato de libro impreso en España por Publiberia.

En el acto de presentación, y tras agradecer a los asistentes, Gómez Manzano explicó que no le fue fácil decidir qué artículos serían incluidos y cuáles excluidos y enfatizó: “He tratado de reflejar la verdad de lo que pasa en Cuba”.

Asistentes a la presentación de '¿Puedo opinar?' este miércoles en Miami. (14ymedio)
Asistentes a la presentación de ‘¿Puedo opinar?’ este miércoles en Miami. (14ymedio)

El autor comentó que si un científico de otro país pretendiera hacer un estudio de la historia reciente cubana no podría lograrlo ateniéndose únicamente a una revisión de la prensa oficial. “Si no se vuelve loco leyendo el Granma, lo que concluya no tendrá contacto ninguno con la realidad” aseveró.

Para Gómez Manzano esa es precisamente una de las más importantes obligaciones del periodismo independiente: “ofrecer elementos para comprender mejor la triste realidad de lo que ha vivido nuestra patria”.

René Gómez Manzano acierta al elegir este título para su compilación porque no tiene la pretensión de destacarse por una fría objetividad carente de emociones propias. Habla de las papas que pusieron por el racionamiento, de algunos episodios de la Segunda Guerra Mundial, de las contradicciones internas de la oposición, del quehacer de los tribunales, de la represión y de cuanto se le antoja.

Una de las más importantes obligaciones del periodismo independiente “ofrecer elementos para comprender mejor la triste realidad de lo que ha vivido nuestra patria”

Durante la conversación con los asistentes no tuvo que disculparse por haber ejercido su derecho a opinar con libertad. Muy por el contrario, todos se lo agradecieron.

El debate fluyó, el tiempo pasó en los relojes y por un momento flotó en el aire la sensación de que el lanzamiento del nuevo libro de Manzano se estaba produciendo en La Habana u otra ciudad cubana, por la presencia de tantos compatriotas.

La ilusión duró un instante, pero completó lo escrito en estas páginas escritas por el jurista. En fin de cuentas, todo lo dicho en ¿Puedo opinar? busca, de muchas maneras, ayudar a alcanzar ese futuro de librerías y mentes abiertas a la pluralidad de voces que habitan la Isla.

Fuente: http://www.14ymedio.com/