“Espero que [mi libro] no moleste al Gobierno cubano”, dice una fotógrafa de EE UU

EFE Miami / Diciembre 04, 2017

Una Cuba destartalada, desteñida y solitaria es la que deja la fotógrafa, no sin antes entregar por escrito una dedicatoria en la primera página: "Por el futuro de Cuba".

“Espero que [mi libro] no moleste al Gobierno cubano”, dice una fotógrafa de EE UU
"The Cuba Archive" es el resultado de seis años de trabajo de la fotógrafa estadounidense Tria Giovan. (The Cuba Archive)

La Cuba del “Período Especial”, como se conoce eufemísticamente a la profunda crisis económica en que cayó la Isla tras el derrumbe del bloque socialista, es la que captó con su cámara la fotógrafa estadounidense Tria Giovan y la que aparece ahora retratada en el libro “The Cuba Archive”.

Para la artista radicada en Nueva York, este libro de 167 páginas con formato apaisado y a todo color recientemente presentado en Miami constituye “una documentación histórica” de “uno de los momentos más difíciles de Cuba”, según dijo en una entrevista con Efe.

“The Cuba Archive” es el resultado de seis años de trabajo. Reúne imágenes de los 12 viajes que hizo a Cuba entre 1990 y 1996, en los que visitó rincones nunca antes fotografiados por un extranjero por carecer de un aparente atractivo turístico.

“También recoge momentos íntimos e informales”, señaló Giovan muy emocionada de presentar su trabajo en Miami, la ciudad fuera de Cuba donde más cubanos viven.

“The Cuba Archive” es el resultado de seis años de trabajo. Reúne imágenes de los 12 viajes que hizo a Cuba entre 1990 y 1996, en los que visitó rincones nunca antes fotografiados por un extranjero

“Sé que en aquellos años era muy difícil que un estadounidense viajara a Cuba, por eso fue una suerte que me dejaran asistir al momento de la caída económica del país”, indicó.

“Obtuve visados de investigadora, lo que no dije entonces qué tipo de investigación iba a hacer”, declara Giovan, que creció en las Islas Vírgenes estadounidenses y siempre tuvo el deseo de visitar el contexto caribeño “socialista”.

Una mirada a cámara consentida deja en estas páginas un sentimiento de soledad y de ingenuidad al mismo tiempo que la autora trabajó conscientemente.

“Todo el mundo esperaba en colas para conseguir nada. Las guaguas (autobuses) iban llenas de gente. Para mí era más fácil moverme porque yo tenía dólares”, indica Giovan, que visitó innumerables pueblos y provincias del interior cubano con una amiga, también fotógrafa, en un automóvil alquilado.

“Hicimos de taxistas incontables veces porque nos daba vergüenza las facilidades que teníamos”, recuerda.

El libro, de la editorial italiana Damiani, capta desde la desolación de un paisaje hasta bailes populares y vestidos de domingo que no escaparon al ojo “atrevido” de esta fotógrafa profesional.

El libro capta desde la desolación de un paisaje hasta bailes populares y vestidos de domingo que no escaparon al ojo “atrevido” de esta fotógrafa profesional

Giovan captó las posiblemente últimas vallas propagandísticas que utilizó y todavía utiliza el Gobierno comunista para ensalzar su sistema social y político, dejando la autora una fina ironía en imágenes como una donde se observa la leyenda: “A la revolución y al socialismo debemos hoy todo lo que somos”.

Una Cuba destartalada, desteñida y solitaria es la que deja Giovan, no sin antes entregar por escrito una dedicatoria en la primera página: “Por el futuro de Cuba”.

“Escaneé todo. Los negativos se deterioraron y tuve que revisarlos para conservarlos. Por eso se llama ‘Archivo’. Originalmente encontré unos 25.000 fotogramas. Después depuré aquello y me quedé con 1.000 imágenes escaneadas, y más tarde 600”.

“Al final quedé con 200 para terminar en 125, que es lo que tiene el libro”, indica Giovan.

Una Cuba destartalada, desteñida y solitaria es la que deja Giovan, no sin antes entregar por escrito una dedicatoria en la primera página: “Por el futuro de Cuba”

La labor de “rescate” la hizo veinte años después y se debió, según recuerda, a una noticia que vio sobre Cuba en la televisión.

“Recuerdo que todo comenzó una noche muy fría en Nueva York. Miré las cajas en mi casa que decían ‘Cuba años 90’ y comencé a revisar los negativos. Encontré cosas que antes no había visto. Mi sentido había madurado, comencé a fijarme en fotografías que nunca había mirado”, rememora.

A la autora, que en estos momentos participa con su obra en la exposición colectiva de fotografía “Cuba Is”, en el Annenberg Space for Photography de Los Ángeles (EE UU), le encantaría que su libro fuera presentado en Cuba.

“Ahora lo veo posible. Me gustaría. Sé que con respecto a Cuba hay gente con sentimientos muy fuertes y los puedo entender. Espero que no moleste al Gobierno cubano porque no hay malos sentimientos en este proyecto”, asegura Giovan.

Fuente: http://www.14ymedio.com/