Fui agredido por hordas cubanas dirigidas por la Embajada de Cuba en Bogotá: Daniel Pagés Pdte Asocvencol

Por Redacción Hola Iberoamerica / 06.05.2017

Daniel Pagés presidente de la Asociación de Venezolanos en Colombia ASOCVENCOL nos relata la agresión sufrida por causa de la embajada de Cuba en Bogotá.

Fui agredido por hordas cubanas dirigidas por la Embajada de Cuba en Bogotá: Daniel Pagés Pdte Asocvencol
Daniel Pagés - Presidente de Asocvencol (asociación de los venezolanos en Colombia)

Daniel Pagés presidente de la Asociación de Venezolanos en Colombia ASOCVENCOL nos relata la agresión sufrida por causa de la embajada de Cuba en Bogotá. Entrevista exclusiva para Holaiberoamerica.

HIA.- ¿ Cuál es la situación de Venezuela ?

En Venezuela se vive una crisis social, económica y de seguridad que es evidente. Lo puedes percibir muy rápidamente en las redes sociales, todo lo que se comenta, las necesidades de dinero, de alimentos y de medicinas que se piden a todos los venezolanos que estamos fuera del país.

Actualmente en Venezuela los ciudadanos no gozan de derechos sociales, individuales, políticos o económicos, el Estado no cumple con las funciones básicas de cualquier Estado, la cual es proporcionar bienestar a sus ciudadanos.

Los venezolanos emigran y se van de Venezuela para poder vivir.

HIA.- ¿ Qué responsabilidad tiene el gobierno de Cuba sobre la tragedia que se vive en Venezuela ?

Lamentablemente a Cuba se le permitió entrar a Venezuela, pero ese acto de buena fé se ha convertido en otra cosa, y algo que comenzó como acuerdos de cooperación se ha convertido en adoctrinamiento.

Los cubanos han tomado roles protagónicos en instituciones que hoy reprimen al pueblo venezolano, tales como la fuerza armada, fuerza pública, también organismos de inteligencia.

Hoy debido a esa injerencia extranjera, se ven cosas inverosímiles como lo es que efectivos de las fuerzas armadas, de la policia nacional bolivariana, de la guardia nacional repriman al propio pueblo venezolano. Últimamente se tiene conocimiento que militares venezolanos se niegan a reprimir al pueblo, y son arrestados, torturados, y se les quita el comando.

La tragedia es debido a que Cuba nos secuestró la soberanía. Es claro, que a ellos los cubanos no les importa Venezuela sino sus propios intereses.

HIA.- Hoy sábado los venezolanos promovieron un plantón frente a la Embajada de Cuba con el propósito de leer un documento donde exigían el derecho a ser soberanos, derecho que los venezolanos piensan que el gobierno de Cuba les copta. ¿Qué opinas de ese hecho? ¿Cuál fue la reacción de la Embajada de Cuba ante tal protesta cívica?

Si es cierto, se convocó un plantón frente a la Embajada de Cuba como se ha hecho cientos de veces en diversas ubicaciones, siempre han sido actividades pacíficas y tranquilas. Lo que estaba planteado en el plantón era leer un documento y cantar el himno nacional de Venezuela, para manifestar nuestro descontento por la injerencia del gobierno cubano en Venezuela.

Yo fui una de las primeras personas que llegué a la sede diplomática de Cuba, observé que la embajada movilizó unas 50 o 60 personas, cubanos y colombianos, era fácil distinguir los acentos.

El cerramiento exterior de la embajada de Cuba así como la fachada, estaban tapizados con afiches, pendones, telas y otros elementos, que portaban mensajes aupando el comunismo, aupando la vinculación de Hugo Chávez con Fidel Castro, y tambien muestras de apoyo incondicional al gobierno de Nicolás Maduro. Situación que no comprendía porque nuestra actividad se circunscribía a protestar, a leer un documento y retirarnos. Se sentía como si se estuviese dando una batalla.

Es incomprensible que la Embajada de Cuba haya convocado un evento para hablar de comunismo y de revolución, el mismo día y a la misma hora que ya estaba convocada nuestra actividad, que se hizo con anticipación. Lo de la embajada fue algo de última hora, que buscaba generar violencia en un acto de los venezolanos, que era pacífico y civilizado.

Los manifestantes cubanos, por decirlo así, comenzaron a provocar a los convocantes venezolanos con insultos tales como “fuera asesinos”, “gusanos”, “tarifados de la CIA”, “Mayameros”, y muchas consignas comunistas, revolucionarias, epítetos que no iban con el espíritu de la concentración, que no es otro que el de un pueblo que ha tenido que emigrar de su propio país por acciones del gobierno de Cuba, acciones que han destruído, y que siguen destruyendo a Venezuela.

Esta provocación fue subiendo de tono, y tuvieron respuesta verbal de nuestra parte,  y llegó a un punto que las hordas cubanas arremetieron contra venezolanos, de los cuales yo mismo fuí agredido.

Fuí agredido por un ciudadado cubano moreno, más alto y más corpulento que yo, este personaje se desplazó desde el sitio donde se encontraban los cubanos, y se vino hacia a mi para golpearme, lanzandome golpes que afortunadamente relativamente pude esquivar. Y en ese momento actuó la policia que pudo contener a estos violentos. Hubo unas tres o cuatro venezolanos agredidos de manera física, porque de manera verbal la agresión fue permanente. Creo que esa persona era empleado de la embajada y no justifico de ninguna manera esa agresión por más intercambio de palabras que hubiera.

Es importante señalar que la Cónsul de Cuba en Colombia estuvo siempre liderando y promoviendo esta violencia antes descrita, junto con el personal cubano de la embajada que permanentemente seguían llamando a la violencia. De no haber estado los cuerpos policiales hubiese ocurrido una tragedia.

Nosotros los venezolanos, intentábamos leer un documento, y ellos lo impedían, con gritos, con música cubana a alto volumen, y nunca pudimos entender porque nos calificaban como asesinos, si lo que está ocurriendo en Venezuela es justamente lo contrario. Nicolás Maduro es quien mediante la fuerza pública y la fuerza armada agrede, reprime, hiere, y asesina a venezolanos indefensos que salen a la calle para exigir elecciones para mediante una vía pacífica, electoral, y constitucional, y así resolver los graves problemas que afectan a treinta millones de personas.

Los venezolanos que convocamos el plantón en la Embajada de Cuba, lo que queremos es que en Venezuela cese la violencia, y se abrán los caminos democráticos que se nos cierran.

HIA.- ¿Tú piensas que el Gobierno de Cuba tiene el derecho de agredir a las personas que protestan pacíficamente no solo en Cuba sino también en Colombia?

Ningún gobierno tiene el derecho de agredir a ciudadanos por protestar, y menos cuando ese gobierno está en suelo extranjero, porque Colombia es un país soberano, y cuando Cuba hace eso, considero, está violando la soberanía de Colombia.

En el plantón frente a la embajada de Cuba se evidenció que, fue el propio gobierno de Cuba con su Cónsul y funcionarios de la embajada a la cabeza, promovieron la agresión física y verbal contra los que fuimos a ejercer de manera pacífica el derecho a la protesta. Fue Cuba quien organizó las hordas, y fue Cuba quien las dirigió.

El gobierno de Colombia debería investigar este hecho, y actuar para evitar que este tipo de acciones violentas comandadas por el gobierno de Cuba ocurran en un futuro. Si eso no se hace, se corre el riesgo de que lo sigan haciendo.

Colombia es un país soberano, donde afortunadamente hay una fuerza pública institucional que, como dije, pudo evitar que la agresión de los violentos pasara a mayores.

Hay que recordarle al Gobierno de Cuba que ni están en Cuba ni están en Venezuela, países que ellos controlan y pueden reprimir y agredir sin ningún control y sin ninguna consecuencia.

HIA.- ¿Qué mensaje le das a los venezolanos que están en Bogota y que no asistieron a esta protesta?

El mensaje para los venezolanos y también para los colombianos es que todos somos responsables de cuidar las democracias, debemos ser partícipes, incluso si no tienes una vinculación partidista. La política forma parte de la naturaleza del ser humano, y es nuestro deber ejercerla.

Cada quien desde nuestras posibilidades debemos actuar, debemos participar para poder vivir en sociedades democráticas y tolerantes, y no caer en totalitarismos como los que se viven hoy en Cuba y en Venezuela.

En mi caso no hago vida política en ningún partido, pero igualmente entiendo que es mi deber el participar, y más aún cuando sabemos lo que pasó y sigue pasando en Venezuela.

FIN

Fuente: Hola Iberoamérica